Soul en los oídos.

Me levanto pensando ¿Qué hacer? ¿Porqué vivir? Encuentro mil razones, para ti o por ti. Luego pienso no necesito a nadie por quién vivir. Solo yo con el arte de existir. Rezando cada palabra que pienso, analizando el propio pensamiento, tal vez más de la cuenta. Ralentizando el tiempo cuando siento depresión, avanzando rápido cuando estoy de subidón. Sentir pocas fuerzas para alzar el vuelo por la mañana, ver tu WhatsApp y levantarme de la cama. Me encanta tu sonrisa, nada que no sepáis. Un cielo azul esta por ver, son sus ojos acarician el atardecer. Siento ser tan borde, tan pesimista, tan duro de roer, me han pegado palos, que no supe devolver.

Aterrizo de la luna, he estado allí durante mucho tiempo, habían buenas vistas pero algo habría que hacer.

El mundo se desmorona, alguien tiene que salvarlo, no pretendo ser yo, quien ilumine el apagón, pero si no hay otro estableceré la conexión. Entre vivos y  muertos que no se entienden, que no se quieren entender, pueblos encontrados, vecinos dándose de lado.

Los ojos bien abiertos, pero no estoy mirando hacia fuera, miro hacia dentro, y veo mi ser.

Que este es el único momento de hacer las cosas, y el mejor momento es ahora, que tengo jazz en las orejas.

Photo by Christopher Gower on Unsplash.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s